Sigue buscando

Lo que pasa es que, después de haber sido durante tanto tiempo otra persona, no consigues nunca volver a ubicarte en quién eras. Cada experiencia vivida, aunque le haya sucedido a esa tú a la que ya no conoces, ha ido cambiando aquella que eras hasta dejarla irreconocible. Y, de golpe, despiertas en medio de ninguna parte y te ves obligada a empezar a construirte desde el principio... pero, ¿qué define a una persona? Yo me podría definir en todo lo que me gusta. También en lo que no. Podría llegar a sentirme representada por lo que he hecho. Por lo que he dicho o escrito. Puede que también por lo que he callado. Por lo que sentí y por lo que traté de no sentir. Por cada promesa. Por cada sueño. Pero ni aún así me sentiría definida. Es como si ahora mismo lo único que de verdad pudiera representarme fuera un letrero gigante que dijera "En construcción". Una tarjeta de esas que rascas con la uña y en las que siempre dice "Siga buscando". Uno de esos miles de andamios que inundan mi ciudad.

Ahora mismo no soy nada y, al mismo tiempo, lo soy todo. Ni mis gustos me limitan porque empiezo a descubrir que nunca fueron tan rotundos. Que todo es posible cuando decides que todo sea posible. Que todo es más fácil cuando dejas de intentar agradar a todo el mundo. Y ya no necesitas ser perfecta y en la imperfección encuentras otras mil posibilidades. Porque ya no es necesario que nadie apruebe tus decisiones. Que alguien aplauda tus actos. Eres libre para ser quien quieras pero también para no tener que ser quien no quieres ser. Ya no hay cadenas, no hay jaulas. Ya no hay excusas, solo medios. Y se acabaron las explicaciones y los justificantes. No hay expectativas, no hay miedos. Y, de algún modo, sientes que podrías pasar el resto de tu vida buscándote. Pero también que terminarás por encontrarte. Y, quién sabe, quizás acabe por definirte ese instante, justo antes de abrir los ojos, cuando el día aún no ha comenzado y todo, absolutamente todo es posible.


3 comentarios:

Pedalier dijo...

Lanzas un mensaje muy revelador. Yo creo que la vida es una búsqueda continua y quien no lo vea así, es que no está disfrutando plenamente la vida.

Cometer errores no es el problema. El problema es no cometerlos por no atreverte a tomar decisiones. Es peor el arrepentimiento que el error. Esa incertidumbre puede hacerte mucho daño.

Como siempre un placer leerte.

Nos leemos.

Pedalier dijo...

Lanzas un mensaje muy revelador. Yo creo que la vida es una búsqueda continua y quien no lo vea así, es que no está disfrutando plenamente la vida.

Cometer errores no es el problema. El problema es no cometerlos por no atreverte a tomar decisiones. Es peor el arrepentimiento que el error. Esa incertidumbre puede hacerte mucho daño.

Como siempre un placer leerte.

Nos leemos.

Amanda dijo...

Me ha encantado esta entrada. Leerte últimamente me sirve de mucho. Un beso fuerte y muchas gracias ;)