Monstruo

Y al otro lado de la ventana, nada de nada. Resignado, regresa a casa. Su madre, enfadada, espera en la entrada.
—He salido a buscar al monstruo— se excusa.
—¿Qué monstruo?— pregunta ella, curiosa.
—El monstruo que me observa por la ventana —responde el niño—. Le veo todo el rato, mirándome fijamente pero, cuando salgo a buscarle, se va.
Su madre palidece. Sin decir nada, se dirige hacia el armario de la ropa limpia donde coge todas las sábanas que encuentra. Luego, recorre la casa tapando cada ventana.
—Te dije —le dice por la noche, llorando, a su marido— que no bastaría con los espejos.


Relato finalista semana 25 de Relatos en Cadena.

1 comentario:

Nerea Riveiro dijo...

Buff... que dolor de texto en serio, no me esperaba ese final para nada... Un besazo :D