El tercer estado



Finales del siglo XVIII. Francia está gobernada por los controladores, capaces de moldear la materia a su antojo. Edvard Thermidor ha nacido entre ellos, pero averiguará de la peor manera posible que no es como los demás. Expulsado de su mundo de privilegios, descubrirá que todo lo que conocía no era más que una mentira construida sobre las espaldas de un pueblo sometido. Junto a los más insospechados compañeros, Edvard emprenderá una peligrosa carrera por conocerse a sí mismo y, tal vez, empezar una revolución. 



 Esta es la sinopsis de "El tercer estado" , la primera novela de Desiree Matas.  Una historia trepidante de la que resulta imposible apartar la mirada. Totalmente adictiva, de impecable narración y lectura fluida, "El tercer estado" es una novela indispensable para cualquier lector que se precie.

La premisa inicial es ya, de por sí, sugerente. ¿Y si tomamos un suceso real, lo aderezamos con elementos fantásticos y creamos una historia completamente nueva? Eso es lo que hace este libro. Crea una nueva casta, los controladores, personas capaces de controlar la materia en todos sus estados. Esta casta, constituida por la nobleza francesa, mantiene en un estado de extrema pobreza al resto del pueblo, conocidos como ceros. Una situación que no he podido evitar comparar con nuestra sociedad actual, encontrando ligeras similitudes.

La historia de Edvard es una historia de superación, de lucha y de supervivencia. De su mano conoceremos los entresijos de esa Francia pobre y apestosa, entenderemos donde reside su verdadera fuerza y asistiremos al inicio de la Revolución.

Brillante en todos sus aspectos, la novela te adentrará en la historia sin que te des cuenta. Sus personajes te cautivarán desde el primer instante y, en algunos casos, te sorprenderán.

Os recomiendo la lectura de este libro que, estoy segura, no os dejará indiferentes. Mientras tanto, os dejo una entrevista que he tenido el placer de poder hacerle a Desiree. 


- “El tercer estado” mezcla dos conceptos fascinantes: una novela histórica con tintes de fantasía, ¿cómo surgió esta idea?

Pienso que el concepto de novela histórico-fantástica no es algo nuevo. Orson Scott Card (uno de mis autores preferidos), con su saga de Alvin Maker, puede ser un exponente de este tipo de novela. En realidad no me planteé desde el principio escribir una novela histórica con elementos fantásticos. Simplemente surgió así. Empecé pensando en un posible don (en este caso modelar la materia), en sus limitaciones (los problemas con la temperatura) y en cómo influiría en la sociedad. Enseguida me vino a la cabeza una sociedad dividida como la del Antiguo Régimen. Y de ahí salió todo lo demás.

- En tu novela, sustituyes el nombre de la ciudad de Paris por Rayonnant y el de Versalles por Veralais, pero no el resto de los nombres y referencias que aparecen en la trama, como la Bastilla o la Sorbona, ¿a qué se debe esto?

Quería que la acción transcurriera en París durante la Revolución, y para ello necesitaba usar lugares y hechos reales que el lector pudiera identificar de inmediato. Rayonnant y Veralais son sólo seudónimos que sirven para que el lector pueda comprender que algo “raro” pasa, que no esta frente a una novela histórica sino frente a algo distinto. De todas formas los nombres definitivos los decidí durante una de las últimas revisiones del manuscrito. Cambié los nombres un montón de veces, la verdad sea dicha. La arquitectura de Veralais y su descripción también me dieron más de un quebradero de cabeza. Al final decidí describir la aldea de Versalles y su palacio, tal cual eran, y usar otro nombre.

- En el libro se mezclan personajes ficticios con personajes reales que vivieron en aquella época, Sade entre ellos, ¿cuánto hay de realidad en sus apariciones?

Esto es lo que trato de explicar en la página web, que voy desarrollando poco a poco y a la que los lectores están invitados si es que quieren hacer alguna pregunta. Hay muchos guiños a la realidad en el desarrollo de la novela, desde el coñac que beben los personajes hasta las calles que cruzan (de hecho estuve en París caminando por donde ellos caminan, aunque nada tiene que ver nuestro París actual con el París de la Revolución). Algunos hechos históricos fueron el detonante de ciertas situaciones en la novela. Por ejemplo, Jean-Paul Marat fue médico, además de científico, y pasó mucho tiempo metido en las catacumbas de París. Sade, por su parte, también estuvo encerrado en la Bastilla, aunque no en la época de la Revolución. Imogène está basada en un personaje histórico muy fuerte, Théroigne de Méricourt. Aunque al final decidí no utilizar su biografía.

- ¿Por qué Paris y por qué el S. XVIII?

Era inevitable. Llevo enamorada de la Ilustración y de la Revolución Francesa desde la adolescencia. Todo lo que caía en mis manos sobre esta época, desde ficción a ensayo pasando por biografía, era devorado de inmediato. Y me encanta París. Es una ciudad especial. Me encantaría escribir sobre ella en otra época histórica. 

- ¿Por qué te decidiste por Amazon para publicar tu obra?¿Has llegado a enviarla a alguna editorial?

Participé en un par de concursos. Uno quedó desierto después de que la propia editorial se saltara las bases (no presentaron ni al jurado). El otro lo ganaron dos escritores ya conocidos. No he obtenido respuesta de las editoriales a las que he contactado, y tampoco me interesa una editorial muy pequeña que deje morir mi novela. Edvard y Francesc son mis hijos, de alguna forma; les deseo un buen futuro. Se merecen ser conocidos (o eso creo). No he perdido la esperanza de publicar con una buena editorial, y en parte por eso me he lanzado al difícil escaparate de Amazon. En el proceso estoy conociendo a gente muy maja, además. Y a otros que no lo son tanto, pero esa es otra historia…


- Ha sido muy comentado el magnífico diseño de tu portada, realizada por ti misma. Además, cabe destacar que la edición de la novela es muy profesional, ¿seguiste algún manual para hacerlo o tenías conocimientos previos relacionados con la edición?

¡Me alegro de que os guste! Le estoy cogiendo cariño a las gárgolas de Notre Dame…La verdad es que no he seguido ningún manual ni tengo conocimientos sobre edición. En parte es el haber leído mucho, en parte el haber corregido muchos textos. Sí que he participado en algún que otro taller literario, y aprendes a ver los errores. También estudio filología hispánica, así que me he ido acostumbrando a leer con ojo crítico. Además, mi marido, que es periodista, muchas veces me pasa sus textos para que los revise. Creo que me he acostumbrado a leer de esta manera. Es algo bastante molesto, porque siempre que leo algo acabo viendo fallos, pero bueno… Como dice Orson Scott Card en su How to write fantasy and science fiction, cuando conviertes a un lector normal en un lector crítico le fastidias la vida xD

- ¿Cuánto tardaste en escribir esta novela? ¿Consideras que fue más complicado el proceso de escritura o el de edición?

Fue un proceso largo, de unos tres años. No porque escribirla supusiera un enorme esfuerzo, no voy a mentir, sino porque en este periodo de tiempo he sido mamá dos veces. ¡Y eso sí que lleva tiempo! Pero parte de la escritura de una novela (una gran parte, diría yo), es pensar, imaginar, hacer esquemas, buscar información… Cuando juntas todo lo que tienes en la cabeza con lo que has aprendido empieza la magia. Escribir llegados a este punto no es difícil. Estás en la “zona”. Pero editar es un horror. No sé cuántas veces he leído la novela ya, y seguramente quedan cosas por pulir. Pero en algún sitio tenía que parar para pasar a otro proyecto.

- Los que te seguimos en Twitter, sabemos que estás preparando una segunda novela, ¿nos podrías adelantar algo sobre ella?

Para no variar es una novela de fantasía con toques históricos. Está ambientada en la era vikinga y tiene mucho que ver con la mitología nórdica. Por eso últimamente no paro de leer libros sobre vikingos. Si en El tercer estado introducía la fantasía en la realidad histórica, en mi nueva novela pretendo introducir la realidad histórica en la fantasía ;-)



Desde aquí, agradecer a Desiree su colaboración con el blog y desearle muchos éxitos con este libro y con los que le quedan por escribir.


Si eres un escritor de la generación Kindle y quieres aparecer en este blog, déjame tu libro en los comentarios. Prometo leerlos todos según vaya teniendo tiempo de hacerlo.

7 comentarios:

Uriondo dijo...

Desde luego los comentarios en Amazon y tu opinión dan que pensar...

Anónimo dijo...

Estoy por saltar algunos puestos. Me gusta este genero y la tengo esperando en el IPad. Muy buena entrevista. Geniales las dos.

Un saludo

@utopiadesuenyos

Désirée dijo...

Sólo quería agradecerte la reseña y que te hayas tomado la molestia de hacerme la entrevista. Es un placer tener lectoras así :-)

Un abrazo.

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSechatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Me ha sorprendido descubrir tu faceta como entrevistadora. Veo que te abres a nuevos horizontes. Yo estará con gusto por aquí, para poder apoyarte desde la distancia. Un abrazo.

Yandros dijo...

Que sorpresas nos depara la blogosfera...
1. Orson scott Card es uno de mis autores favoritos. La saga de Ender me parece magistral. Ha escrito un nuevo libro, Pathfinder, en el que trata el tema de los viajes en el tiempo de forma muy novelesca, haciendo que el lector tenga que pensar. Me ha encantado. Si Desirée pasa por aqui se lo recomiendo
2. He entrado en la página de Desirée y he descubierto que nació el mismo año que yo, que empezó a escribir a la misma edad que yo mas o menos, que estudió ingenieria como yo, aunque la mia es de caminos, pero a ambos nos alejó del mundo de las letras. Y como ella, estoy intentando remontar el vuelo. En eso me lleva ventaja, es evidente. Pero eso me da fuerzas para saber que puede hacerse.
Un abrazo Sara, y enhorabuena Desirée, no he querido comentarte en tu blog hasta que no haya leído el libro jejeje

Sara dijo...

Pues te recomiendo que lo leas, te gustará.

Me apunto el libro, últimamente me ha dado por la ciencia ficción y me gusta lo que cuentas. Tiene buena pinta.

Désirée dijo...

Yandros, sí que he leído Pathfinder, cómo no. Mucho ánimo remontando el vuelo :-)

Un abrazo.